Páginas

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Tormentas

Me fascinan las tormentas. Podría quedarme en mitad del campo observando los relámpagos, oyendo los truenos, y sin el más mínimo miedo de que me cayera un rayo encima. De algo hay que morir.
Hoy están cayendo sobre Madrid todas las tormentas que no ha habido durante el resto del verano. Me siento dichosa (todo lo dichosa que puedo sentirme en este momento de mi vida).
La tormenta que resuena en el cielo es un perfecto reflejo de la que siento dentro de mi corazón. Con rayos que me parten y truenos que retumban en mis entrañas, incontrolables. Y no tengo pararrayos.

6 comentarios:

amor es libertad dijo...

son las 5 y 25

ya ha cesado

Pablo dijo...

A mi también me encantan las tormentas!! conocí tu blog en lo de 20 minutos, le di a la A y sale tu blog el primero! eso es jugar con ventaja no? jaja, me gusta como escribes, no se hace pesado, adios adios!

Alice dijo...

AyL, qué trasnochador; lo malo es que hoy vuelve a hacer calor y ni rastro de lluvia :-(
pablo: gracias, y bienvenido :-)

Superwoman dijo...

Hey, te encuentro en el listado de los 20 blogs... yo no tengo ganas de inscribirme, pero te intento hacer propaganda por ahí... (a ver si me acuerdo hoy por fin de introducir tu feed, que siempre se me pasa)
Un supersaludo

Superwoman dijo...

Por cierto, yo soy de las que baila en medio de las tormentas... mi madre siempre se ha vuelto loca con ese tema...
Un supersaludo

Alice dijo...

Gracias, SW. Yo más que bailar, cuando era niña y vivía en el pueblo, me quedaba en medio del camino viendo caer los relámpagos a mi alrededor y contando cuánto tardaba en llegar el trueno para calcular a qué distancia estaba la tormenta. Me hipnotizaban los rayos. Un par de ellos cayeron una vez sobre la antena de la televisión...