Páginas

domingo, 28 de septiembre de 2008

¿Qué día es hoy?

Desde que mis días no tienen horario de comienzo ni de final, ni las semanas tienen principio ni fin, me cuesta horrores saber en qué día me encuentro.
A veces, nada más despertarme, hago un esfuerzo por recordar si es martes o miércoles, o viernes o sábado, y si no lo consigo, pongo la radio. Luego, a lo largo del día, me suele ocurrir varias veces de nuevo. Hoy es domingo, creo. O eso me dicen mis amigos que hoy no trabajan. Pero como para mí son tan terriblemente parecidos todos los días....
Supongo que mañana es lunes y es laborable y la gente va a currar y a hacer otras gestiones. No sé si les envidio.


3 comentarios:

Maurus dijo...

Cuando llega el lunes, y tienes que trabajar y hacer gestiones como dices en tu exposición, entonces anhelas no tener que hacerlo y permanecer en la cama un rato más, para luego levantarte a dedicarte a lo que te dé la gana, sin presiones, ni fechas, ni petulantes reuniones, ni historias similares.

Cuando llevas mucho tiempo haciendo lo que te da la gana, sin presiones, ni fechas, ni planificaciones, ni historias similares...anhelas poder estar haciendo algo "útil".

En fin, yo he imaginado muchas veces que no me aburriría y que sería más feliz si no trabajara, dedicado a mis hobbys o a estudiar o investigar aquello que me inquiete, libre...pero lo cierto es que no lo sé...No sé que pensaría en ese caso...

Un saludo,

-Maurus

yvi dijo...

Vivir en el extraño limbo, las vacaciones no deseadas. Ánimo, pronto terminará... y anhelarás las vacaciones reales.

Te entiendo. Para mí la felicidad no está en las vacaciones (aunque las necesite de cuando en cuando), sino tener un trabajo que me haga sentir bien.

Ysabel dijo...

A las vacaciones les pasa como al resto de las cosas, que gusta lo escogido y no lo impuesto. Pronto nos dirás que ya has escogido...