Páginas

sábado, 28 de mayo de 2016

"Te echan a perder"

"Te echan a perder; tu madre y tu padre. Quizá no sea su intención, pero lo hacen. Te transmiten todas sus carencias... y crean algunas más en ti, tuyas en exclusiva.” Philip Larkin



viernes, 20 de mayo de 2016

Estoy enamorada...

Es pelirrojo, tiene los ojos de un color verde indefinido, frente ancha, rasgos regulares; es alto y delgado con hombros anchos; tiene una mirada intensa que te traspasa, y todo su ser transmite fuerza interior, caracter y seguridad. Igual que sus gestos y sus andares...


Se llama Michael, de madre irlandesa y nacido en Alemania. Y es un gran actor, por supuesto. Cuya novia actual, por cierto, se llama como yo y acaba de ganar un óscar por "La chica danesa".
Llevo varios años enamorada de Michael Fassbender, desde que le vi en "Shame".


Luego indagué en su biografía y busqué todas las películas y series de TV de su filmografía para absorverlas por los ojos.

Así vi "Centurión".


Y "Jane Eyre":


Y su breve aparición en "Malditos Bastardos":


Y en "Fish tank":


Y vi su dramática transformación en "Hunger", donde adelgazó quince kilos:


Y por supuesto le vi como Magneto en X-Men:


Y buscando, buscando, le vi en "Angel":


En "300":


En la serie de TV "Hex" donde hace de demonio, y qué demonio, yo al menos le seguiría hasta el mismísimo infierno:


Y en el biopic "Frank", escondido tras una máscara:




Y en "Eden Lake":


Y como robot en "Prometheus":


Y como tirano esclavista en "12 años de esclavitud":


Y le vi en el western "Slow West":



Y en "Macbeth":


Y en "Steve Jobs":


Y se me olvidará alguna, pero porque apenas aparece o porque tampoco quiero aburriros. Yo no me aburro de subir fotos suyas, of course... (¿Cómo puede haber hecho tantos trabajos con solo 39 años?)

El caso es que cuando vi que aparte de ser guapo, este actor camaleónico y polifacético era además un gran actor, no pude evitar enamorarme, con ese amor que solo destinamos a los seres inalcanzables.

Y luego le descubrí en las entrevistas, riendo a carcajadas:


O haciendo el tonto:


O un streap-tease... ;)

Y no puedo resistirme a poneros un gif con una sonrisa suya, amplia y franca, él que suele salir tan serio y atormentado en casi todas sus interpretaciones:


Lo dicho, estoy enamorada de este hombre.

martes, 17 de mayo de 2016

Selva de cardos

Hacía casi un año que no visitaba a mi madre en el pueblo. Y lo primero que vi al entrar en el patio, fue una auténtica selva amazónica... de cardos.

Que las imágenes hablen por sí solas.




Hay cardos grandes:



Más altos que yo. Cardos pequeños:


Y cardos que empiezan a brotar:

Incluso tienen flores:

Rodeadas de espinas...

Pero lo que más me sorprendió, fue que en medio de esta selva de cardos, habían crecido a duras penas otras plantitas.

Como estas con flores moradas.


O estas margaritas:



En grupos numerosos:


Incluso un ramillete de espigas de trigo:


Estuve entretenida sacando fotos mientras fumaba. Observando cómo la naturaleza se abre paso cuando nada se lo impide. Si se la dejara, los cardos entrarían en la casa y colonizarían habitación por habitación. Cuando mi madre ya no esté, tal vez lo hagan.

domingo, 8 de mayo de 2016

"Desolación" de Emma Posada



Llamaron a mi puerta, y por temor a las sombras
y a los lobos hambrientos, no respondí. ¿Fue el hu-
racán, el amor o la muerte? ¡Quién sabe! ¡Tal vez!
Más tarde tuve encendida mi lumbre y servido mi
vino. Nadie llamó. Los búhos silbaban en mis ven-
tanas.
Y ahora que las sombras me rondan, en vano digo:
regresa, peregrino; caliéntate a mi lumbre y be-
be de mi vino. Nadie responde...
Fuera, en el sendero, un grillo deshila una can-
ción sedienta...rueda una hoja seca.
Dentro, se apaga la lumbre y se derrama el vino.

Emma Posada

lunes, 2 de mayo de 2016

"¿Así que quieres ser escritor?" de Charles Bukowski





¿Así que quieres ser escritor?

Si no sale como una llamarada de dentro de ti,

a pesar de todo,

no lo hagas.

Si no llega desde tu corazón, tu mente y tu boca

y tus tripas

sin hacer preguntas

no lo hagas.

Si tienes que sentarte durante horas

con la mirada fija en la pantalla

o encorvado sobre tu máquina de escribir

buscando las palabras,

no lo hagas.

Si lo haces por dinero o fama,

no lo hagas.

Si lo haces porque quieres

mujeres en tu cama,

no lo hagas.

Si tienes que sentarte

y reescribirlo una y otra vez,

no lo hagas.

Si pensar en ello es ya un trabajo duro,

no lo hagas.

Si estás intentando escribir como

cualquier otro,

olvídate.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,

espera pacientemente.

Si nunca sale rugiendo de ti,

haz otra cosa.

Si primero tienes que leérselo a tu esposa

o a tu novia o a tu novio

o a tus padres o a cualquiera,

no estás preparado.

No seas como tantos escritores,

no seas como tantos miles de

personas que se llaman a sí mismos escritores,

no seas soso y aburrido y

pretencioso, no te consumas en tu amor propio.

Las bibliotecas del mundo han

bostezado hasta dormirse

con esa clase de gente.

No seas uno más.

No lo hagas.

A no ser que surja

de tu alma como un cohete,

a no ser que quedarte quieto

te pueda llevar a la locura,

al suicidio o al asesinato,

no lo hagas.

A no ser que el sol dentro de ti

te esté quemando las tripas, no lo hagas.

Cuando sea de verdad el momento,

y si has sido elegido,

sucederá por sí solo y

seguirá sucediendo hasta que mueras o muera en ti.

No hay otro camino.

Y nunca lo hubo.


Charles Bukowski