Páginas

miércoles, 17 de septiembre de 2008

El cuello de tu camisa

Me sumerjo en el cuello de tu camisa,
rozando apenas la piel sudorosa.
Mi mundo es ahora de tela azul
que huele a plancha y a casa,
y me disuelvo entre moléculas de algodón, mitad mujer y mitad fibras húmedas.
Y me pregunto cómo he podido ser sólo mujer tanto tiempo,
Y todo lo demás se esfuma
Y algo se abre dentro de mí y siento que he llegado por fin a casa
después de tanto tiempo desterrada.

4 comentarios:

david santos dijo...

Bien, El cuello no es malo, pero lo hombre o mujer yo no se.
El cuello no es culpable.
Abrazos.

Alice dijo...

David, perdona pero no te entiendo...

Superwoman dijo...

Mmmm huelen bien los cuellos de las camisas...
Un supersaludo

Anónimo dijo...

me ha encantado, es de una sutileza tan elegante, mitad mujer, mitad fibra humedas...

bog