Páginas

sábado, 20 de septiembre de 2008

Coraza

Mi corazón está bien guardado bajo una pesada armadura de acero inoxidable.
La armadura es indestructible (o eso me han asegurado), y está sujeta con 7 candados.
No permite que nadie entre en mi corazón.
No permite que nada salga de él.
Aunque a veces algo se escapa, y a veces algo entra por unas pequeñas rendijas que tiene la coraza (es que era barata).

(continúa...)

Mi vida consiste en esperar a aquel que consiga abrir los 7 candados y quitarme la coraza.
O quizá sea yo la única capaz de despojarme de ella. Lo malo es que no sé dónde están las 7 llaves. ¿Quizá en el fondo del mar?
Si lloro, y lloro, y lloro durante días y días, puede que la armadura se oxide tanto que se deshaga (Ay, no, ahora que caigo, si es inoxidable).
Pero mientras tanto, tengo mi corazón a buen recaudo.
Quizá el linfoma que apareció de forma misteriosa hace algunos años me lo dejó insensible al amor humano, ahora que caigo (me enamoré demasiado de la persona equivocada justo antes de que me lo detectaran). Creció tanto que me invadió el pericardio. Algo cambió en mi corazón desde ese momento. No he vuelto a enamorarme desde entonces. Quizá los residuos del linfoma son mi coraza. Y sigo teniendo esa espina clavada en el corazón. Ni la quimio ni la radio consiguieron arrancarla.
O sea, resumiendo, tengo un corazón con armadura y con una espina dentro. Qué difícil debe ser sacar una espina de un corazón acorazado.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Intentaré romper esa coraza poco a poco aunque te merezcas a alguien mejor que yo..Besos. Nacho

Maurus dijo...

A juzgar por como te expresas en tus relatos, que no son sino al fin y al cabo confesiones de alguna forma metaforizadas, ya parecen rotos algunos de esos candados...

De tu corazón emanan sentimientos que se antojan profundos, sinceros y muy nobles.

Continúa así, puedes conseguirlo. Ánimo.

yvi dijo...

Me alegro de ser tan malo construyendo corazas, prefiero el dolor... Tu coraza, Alice, tiene siete cerrojos, sí, y un botón secreto que la desarma. La hiciste así, por si las moscas, pero no te acuerdas de dónde está. A veces, en sueño, se te aparece el lugar exacto...

Anónimo dijo...

Soy una experta en corazas, te aconsejo que leas un libro titulado: el caballero de la armadura oxidada.
A veces pensamos que bajo la coraza se está mejor, pero por mi propia experiencia, te diré que es mejor sin ella, poder sentir, amar y dejarte amar, aunque a veces nos equivoquemos de persona, te aseguro que no hay nada mejor que amar mucho con la libertad de amar a quien te plazca.
Suerte.

Maurus dijo...

Estoy de acuerdo con el anterior comentario. El quitarte la coraza te hace crecer y madurar una vez que "sufres" la experiencia. En definitiva, te hace sentir vivo.

Sin embargo, es difícil quitarte una coraza que más que ponerte, se te ha formado por determinadas experiencias vividas, por la educación o de forma inherente a tu caracter.

Hay que luchar por conseguirlo, avanzando lentamente a base de pequeños pasos, pero esto suele llevar tiempo...

Es muy bonito el sueño que antes se exponía yvi. Pero yo más bien creo que hay que ir buscando la llave de cada uno de los 7 candados, lo que no obsta para poder abrir más de uno a la vez.

Saludos. Maurus.

Alice dijo...

Nacho, ya lo estás intentando, si no lo consigues no es culpa tuya.

maurus, así es, se escapan por las grietas de la coraza; pero hay un sentimiento en concreto que es demasiado grande y no cabe por las grietas, y tengo miedo de que alguna vez salga...

yvi, no estoy segura de querer saber dónde está ese botón; tengo miedo de que se desborden tantos sentimientos acumulados.

anónimo, leí ese libro hace tiempo. Gracias por tus palabras.

maurus, me gusta lo que dices; así es, quizá yo no elegí ponerme la coraza, sino que apareció por determinadas circunstancias vitales. El caso es que cada vez me pesa más...

Maurus dijo...

Sé a que te refieres. Yo también tengo mis propias corazas y, curiosamente, cuando me expreso por aquí parece que esas grietas de hacen más grandes y los sentimientos llegan a fluir mejor, lo cual siempre me ha preocupado un poco...

Sigo pensando que la rotura de la coraza debe hacerse de un modo paulatino, paso a paso, candado a candado. Con cada pequeño avance notas que creces y recoges la suficiente moral para dar el siguiente.

¿Te gusta la música? Echa un vistazo a mi blog:

http://bosquepop.blogspot.com/

Habla de pop, no muy conocido, pero quizá puedas descubrir cosas...La música es un buen engrasante para las cerraduras de los candados.

Un saludo. Maurus.