Páginas

sábado, 6 de septiembre de 2008

Sólo estoy desvelada.
Sólo estoy desvariando.
Sólo pensando que pienso.
Sólo sintiendo que siento.
Hoy sólo es hoy.
No existe el mañana.
Lucho contra el sueño.
Lucho contra la razón que intenta invadirme.
Me inundo con mis sensaciones.
Mi piel arde.
Mis ojos no quieren cerrarse.
Temo los sueños.
Temo que llegue mañana.

Que hoy nunca acabe.
Que mis sábanas no me rechacen.
Que mi soledad esta noche es demasiado intensa.
Que temo que alguien me inunde con su mirada.
Sólo quiero anestesiarme para no sentir tanto.
Para no temer tanto.
Para no sentirme tan dividida.
Para no seguir deseando tanto.
Tantas cosas que me parecen tan lejanas.
Y que pueden estar al alcance de mi mano...

2 comentarios:

yvi dijo...

¿Cómo haces para sentir tanto? ¿Son tus poros diferentes de los míos, de los de los demás mortales? Es fascinante... :)

Alice dijo...

Ay, Yvi, a veces es casi una tortura; me gustaría encontrarme el botón apropiado para desconectar de vez en cuando...