Páginas

sábado, 16 de agosto de 2008

Lobo estepario

Llevo unos días en que el dualismo me persigue a través de las películas que veo (demasiado ocio hogareño, demasiado poco dinero). El lado oscuro contra el lado bueno de la fuerza ("Star Wars"), el del mal casi psicópata contra el de la ley y el orden ("El Caballero Oscuro"). En ambas películas los personajes principales se debaten entre el bien y el mal. Luke contra Dark Vader, Batman contra El Joker, y viceversa. Uno no puede vivir sin el otro. Hay cientos de películas y novelas con la misma temática.
Todo esto me ha recordado a El Lobo Estepario, de Herman Hesse, que leí hace años y me impactó, porque me hizo ver que dentro de mí (de cada uno de nosotros) hay un humano y un lobo en constante guerra. El hombre y sus impulsos contra la sociedad y sus normas. Una nueva versión de la lucha entre el bien y el mal, al fin y al cabo. O de la lucha entre lo socialmente aceptado y lo marginal, la lucha entre la razón y el instinto (o entre la virtud y el pecado, que dirían nuestros padres). De esta lucha nunca puede salir un claro ganador. De esta lucha surge la vida, una vez más.

4 comentarios:

amor y libertad dijo...

no veo yo claro que el hombre y sus impulsos sea el mal y la sociedad el bien, creo más bien lo contrario

Alice dijo...

Efectivamente. Bien y mal son dos palabras que se han usado tanto que casi están vacías de contenido, y cada una puede significar cosas totalmente diferentes para cada persona.

Cronista dijo...

Hola! Excelente libro!!

Creo que el ser humano es tan polifacetico como sele permita serlo... el bien y el mal no son mas que constructos dentro de una sociedad.. tan maleable, modificable y flexible como cada una lo desee...

El bien y el mal ... es y sera inherente a la raza humana... porque lo queramos o no.. somos animales... y nuestro instinto siempre nos impulsara a sobrevivir ... sea donde sea.. y como sea.

yvi dijo...

AyL, te noto russeauniano, lo cual no es malo... :) pero no creo que podamos distinguir los impulsos biológicos de los sociales. Sí creo en la diferencia entre impulsos dionisíacos, pasionales, que te hacen dejar la vida y la piel, ir a braga quitá por la vida..., y otros apolíneos, relajaetes como si dijéramos. Leí el Lobo Estepario más en esta clave.