Páginas

miércoles, 13 de agosto de 2008

Bien y mal. Blanco y negro. Vida y muerte. Ángel y demonio. Dios y Diablo.
Polos opuestos, polos inseparables. ¿Qué sería de una pila sin sus dos polos? No produciría ni una gota de electricidad.
Los opuestos producen energía, vida, movimiento, cambio.
Lo difícil es saber controlarlos sin que provoquen un cataclismo.
Sin que uno de los dos te arrastre inevitablemente...

7 comentarios:

Cronista dijo...

Muy cierto ambos planteamientos... se ocupan polos opuestos para crear energía y es un arte el saberlos controlar para no crear cataclismos... yo añadiria que los dificil es decir que vamos a ser ? el polo positivo o el negativo .... que no?

yvi dijo...

Estás heracliteana, Alice...

Yo añadiría que la magia está en ser los dos polos, simultánea y alternativamente. Suena imposible, ¿no? Si no lo fuera, no lo llamaría magia, ¿no? ;)

Alice dijo...

Pues una de mis tragedias, yvi, está precisamente en encontrarme en los dos polos a la vez...Demasiada dualidad para mi gusto.

yvi dijo...

Me temo que la tensión entre los polos te está electrocutando... demasiada energía, ¿no? ¿No hay forma de acercar los polos entre sí, aun a costa de hacerlo todo un poquito más gris?

un hombre virtuoso dijo...

Los polos son necesarios, lo blanco y lo negro, las fuerzas que hacen valorar lo propio y lo contrario...he padecido mucho el color gris, no quiero más de eso.

amor y libertad dijo...

lo deseable no es la bondad absoluta, sino el equilibrio exacto entre lo bueno y lo malo

Alice dijo...

Uf, el equilibrio exacto, qué difícil veo eso, casi como caminar por una cuerda floja a 50 metros de altura...
Y a mí tampoco me gusta el gris.