Páginas

sábado, 10 de enero de 2009

Nieve y más nieve...

No son los pirineos, sino un parque de Madrid

En un parque madrileño...
Sin palabras.







3 comentarios:

Ysabel dijo...

feliz rosa que prueba la nieve, aunque se consuma por el frío.

yvi dijo...

Me encanta la rosa, aunque sé que ese gusto tiene algo de morboso... El amor por la belleza frágil y condenada, a punto de morir.

Alice dijo...

Al día siguiente volví al parque. La nieve sobre el rosal había desaparecido, pero la rosa seguía igual, fresca como una idem. A veces lo que parece frágil es más fuerte que lo que parece fuerte.