Páginas

martes, 15 de septiembre de 2009

Gato enfermo


Un gato enfermo se esconde. En lo hondo de un armario, dentro de un cajón, bajo la cama. Si alguien se acerca, bufa. No quiere ver a nadie. No quiere que nadie le vea. Y al mismo tiempo está deseando una caricia, una golosina, una medicina, por amarga que sea.

Un gato enfermo es lo más triste del mundo.



4 comentarios:

Mariano Zurdo dijo...

Parece que al contrario que los perros enfermos que se vuelven más mimosos, los gatos tienden a la soledad. Es como si su orgullo no les permitiera que les vieran en baja forma.
Espero que esa tristeza se pase y que el gato enfermo salga de la sombra.
Un abrazo zurdo.

Superwoman dijo...

Definitivamente, soy tirando a gato. Que se mejore...
Un supersaludo

Revangel dijo...

Cuídate, cuidaos, mininos y misiminiquis con o sin forma gatuna.
Kisskiss

Alice dijo...

Mariano: los gatos es que son muy raros. Y afortunadamente, mis tres gatos tienen una salud perfecta. No se puede decir lo mismo de otros habitantes de la casa...