Páginas

sábado, 12 de septiembre de 2009

Células ¿eternas?


Un día, una célula del centro de mi pecho, en el interior de un ganglio linfático, decidió comenzar a multiplicarse como loca. Se puso a crecer y crecer, en un ansia por vivir eternamente, en un intento por llenar el espacio vacío que encontró entre el corazón y el esternón. Y lo llenó. Demasiado. Y entonces enfermé. Mis propias células me mataban por dentro.

Ha pasado el tiempo. Las células con ansias de eternidad murieron. Yo sigo viva. Y algo dentro de mí sigue buscando llenar el hueco entre mi corazón y mi esternón.


10 comentarios:

Jaclo dijo...

Pues quizá deberías llenarlo con poesía.
Un saludo

Ysabel dijo...

Jaclo, con la poesía se llena el espíritu y ese no se encuentra ahí.
---
¡qué bonito tu post, Alice!

erato dijo...

Qué pasada! Me ha encantado!!Enhorabuena, es precioso y buenísimo.Besote

ordago13 dijo...

woow que manera de contarlo más poética.

Desdramatizando sale todo mejor.

Tengo un blog de radio pasate a visitarlo:
republica libertaria de las tortugas

Si te gusto:
pinchar aqui

Deprisa dijo...

Espero que encuentres pronto. Sin embargo recuerda que más vale vacío que mal llenado.

truk dijo...

Uff, hay que ver lo bien que escribes ...¡

La naturaleza se encarga de rellenar huecos profundísimos con millones de toneladas de sedimentos.

Al final los sedimentos del paso del tiempo lo llenan todo ...

Alice dijo...

Gracias a todos.

Truk, ¿eso quiere decir que cuando sea vieja se me llenará el hueco? (si llego...)

Mariano Zurdo dijo...

Por la manera de afrontarlo yo diría que no está vacío del todo, sino predispuesto para rebosar.

Un abrazo zurdo.

truk dijo...

No mujer ... yo me refería a que el tiempo todo lo borra ...

Alice dijo...

Mariano: puede que rebose, y puede que al rebosar me produzca más dolor que alegría...

Truk: ahh, no lo había entendido.