Páginas

martes, 8 de septiembre de 2009

Cala de Binibeca


Aguas turquesas. Roca y viento. Sol y sal. Piel morena sobre la arena blanca.

Flotar como una muerta, sin pensar.

Esto debe ser el paraíso.



2 comentarios:

Mariano Zurdo dijo...

No era tan paradisiaca como la de la foto, pero tuve la suerte de hacer el muerto en una cala asturiana en agosto y te aseguro que las sensaciones son similares a las que describes.
Besitos/azos.

Alice dijo...

Uy, yo también estuve en una cala asturiana hace siglos, y fue una gozada, con los eucaliptos llegando hasta la orilla...

Al menos en Menorca los pinos son autóctonos :-)

Me encanta el norte.