Páginas

jueves, 2 de octubre de 2008

¿Esclavitud moderna?

¡Por fin tengo trabajo! Por fin no soy una parada más. Por fin tendré que madrugar y tendré tareas útiles que hacer por la mañana y puede que hasta por la tarde. Por fin tendré un jefe que me diga lo que tengo que hacer (justa o injustamente; quizá hasta tenga suerte y sea un buen jefe), lo que se me exige de mí y en qué día tiene que estar todo listo y en funcionamiento. Por fin tendré un horario, un lugar a donde ir cada día, unos compañeros con los que llevarme bien (o mal, depende), con los que charlar, un sitio donde pasaré más tiempo que en mi propia casa, un salario mensual escaso que se me ingresará religiosamente en mi cuenta bancaria a finales de mes (esto es lo mejor de todo, lo confieso).
Espero no acabar machacada por las ruedas de la maquinaria capitalista, como en el trabajo anterior. Espero que no me exploten hasta sacarme todo el jugo. Espero sentirme lo bastante serena e indiferente para que las peticiones de los usuarios no me afecten demasiado. Espero durar lo suficiente en esta empresa para llegar a saber lo que es un trienio. Espero que no me esclavicen tanto como para querer huir con la velocidad del viento.

18 comentarios:

david ankee cheyenne dijo...

Qué paradoja, el trabajo es una esclavitud de la humanidad, una obligación impuesta por la sociedad y a la vez es un medio que nos da felicidad o nos permite acercarnos a ella...

Maurus dijo...

Al principio se puede hacer algo duro por el cambio de situación y, si es una empresa nueva, verte en la obligación de volver a demostrar lo que vales, tratar de encajar con los compañeros, etc.

Al cabo de pocos días, ya parecerá que llevas ahí toda la vida.

Además, ya verás como coges tu tiempo libre con más ansia y alegría.

Hay que tomarse la vida con positividad; de lo contrario tú puedes ser la primera perjudicada. Esa es una de mis premisas. Disfruta también en el trabajo donde pasas tanto tiempo. No hay que ceñir tu vida a "cuando salgas y vuelvas a casa", porque sino tu vida tendría menos horas al día.

Estoy seguro que te irá muy bien. Y aquí estamos nosotros, para que nos cuentes cada noche... ;-)

-Maurus

Elena dijo...

No se si darte la enhorabuena o el pésame...el tiempo lo dirá! Buen blog, volveré a visitarte, besos!

Corpi dijo...

Enhorabuena, como están las cosas ahora, es toda una suerte encontrar trabajo. Ojalá las cosas te vayan bien y hasta te jubiles ahí y todo. O sería una putada, quién sabe.
Saludos.

Revangel dijo...

Bien, AliceIW. Si tú estás contenta yo estoy contenta, aunque esté en desacuerdo con todo excepto con el ingreso del salario a fin de mes ;-)

Gloria celebrando tu buena noticia :-D

Dune76 dijo...

Tal como estan las cosas, te doy la enhorabuena. Sólo con tener una obligación que te haga sentir más viva ya merece la pena. Suerte con el jefe y los compañeros!

Ysabel dijo...

Me alegro Alicia, ahora ya tendrás vacaciones escogidas...
Feliz retorno a la vida laboral
Besos

yvi dijo...

Enhorabuena!! Feliz aterrizaje. DAC tiene razón: el trabajo es paradójico en sí: alienante y vivificante. Ya lo dijimos alguna vez: la felicidad no te la dan tanto las vacaciones como el que te guste tu trabajo...

instanteca dijo...

Todo es vida, incluso el trabajo. Y hay que esperar que nos ayude, que la botella esté medio llena y podamos seguir bebiendo de ella.

Un saludo. Gracias por pasar por mi blog.

Alice dijo...

david, así es, una tragedia y una obigación sin la que no podemos vivir.

Alice dijo...

maurus, en mi anterior trabajo (antes de marzo, entre funcionarios, q casualidad), yo les decía que lo que mejor me iba en la vida era el curro y no se lo creían, y era cierto. El resto de mi vida, sobre todo la emocional, me iba fatal.
Tengo algo de miedo a los primeros días: presentaciones, explicaciones incomprensibles de todo lo que tengo que hacer, de las nuevas aplicaciones... El hacerme a un ritmo diario de madrugar a las 7 de la mañana (con lo que odio madrugar, agggghhhh, despues de haberme levantado a las tantas). Por lo demás, soy muy adaptable, me suelo llevar bien con la gente, pero un curro nuevo siempre implica cierto grado de adapartarse a nuevas condiciones, peores o mejores. Y no sé si esta vez serán peores o mejores..... en fin, no quiero aburriros...

Alice dijo...

elena, muchas gracias por tus buenos deseos, te aseguro que sea como sea, será mejor que mi anterior trabajo...
visitame siempre que quieras, mi casa esta abierta

besos

Alice dijo...

corpi, gracias por tus buenos deseos, pero desde luego que no pienso jubilarme aqui, son demasiados años, dios... prefiero ir cambiando de empresa y de proyecto, no se si soy un bicho raro o normal...
besos

Alice dijo...

muchas zenkius, no esperaba menos de ti, te debo una visita, Gloria....
gracias ysabel...
Yvi, así es, si no te acaba de gustarte tu grabajo, tiene que gustarte lo que haces (creo que lo dijo algún sabio que ahora no recuerdo).
Intentaré aplcármelo.
besos y espero q tu niebla se aclare...

Superwoman dijo...

Yo todavía espero poder escribir pronto algo parecido a ésto... Felicidades.
Un supersaludo

Alice dijo...

SW, ¿sabes aquello de que cuando obtienes lo que tanto deseabas dejas de desearlo? desgraciadamente es cierto. ¿Por qué siempre deseamos lo que no tenemos y cuando por fin lo tenemos dejamos de desearlo o ya no nos gusta?

Maurus dijo...

Eso es algo que yo también he sentido con frecuencia. Pensaba que era un inconformista o un obseso. Cuando quería algo lo que me gustaba más era el proceso de búsqueda; cuando estaba inmerso en él sorteando viscisitudes era feliz; cuando ya lo tenía sentía lo que yo llamaba "depresión post-parto". No debía ser una conducta normal...

Ahora creo que es algo innato al ser humando; y quizá de esa ambición ha provenido nuestra rápida evolución.

Sin embargo, no debemos dejarnos llevar por ello. Si, es bonito perseguir un objetivo, es lo que te da acicate en la vida, pero debemos aprender a disfrutar de lo que ya hemos conseguido. Y aprender a estar orgullosos de nosotros mismos por ese hecho.

Un abrazo,

-Maurus

Alice dijo...

Pues no, Maurus, no eres ningún obseso ni inconformista, es la eterna paradoja del ser humano... de ahí vienen muchas de nuestras desgracias. Y muchas de nuestras alegrías. Ya que el deseo nos hace movernos (eso también va por tí, SW), evolucionar, no estancarnos. El deseo es la energía que nos impulsa hacia delante.