Páginas

domingo, 2 de agosto de 2009

Aguacero


Me quedo quieta bajo el aguacero. La lluvia calándome el vestido verde. El pelo cayéndome a chorretones por la cara. En medio del parque desierto.

Pienso en tí. En la última vez que sentí tus labios. Que sentí tu piel. La lluvia alivia el calor que me sube por las sienes. Con los ojos cerrados, te presiento. Encima, debajo, dentro de mí.

La lluvia cesa. Mojada, abro los ojos. Huele a campo. No estás. Siento mucho frío.



4 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Hermoso sentir!!!!!!

Cariños

erato dijo...

Hasta yo has conseguido que sienta frío. Qué triste y qué intenso a la vez. Momento mágico.Besos sin aguacero

Deprisa dijo...

¿Por qué las sensaciones se nos quedan grabadas?

¿Por qué la nostalgia nos hace sentir frío?

¿Por qué la lluvia trae sensaciones y nostalgia a partes iguales?

Son preguntas que me hago yo hoy...

Alice dijo...

Abuela: gracias :-)

Erato: tristeza e intensidad no son opuestos.

Deprisa: las sensaciones son lo que más nos acerca a nuestro yo primitivo y animal (hambre, sed, frío, calor, deseo...), por eso se graban.
La nostalgia es la ausencia de algo que existió, por eso da frío.
La lluvia es uno de esos fenómenos de la naturaleza que despiertan nuestra parte más primitiva y la más humana a la vez.

Sigue haciéndote preguntas, por favor...