Páginas

jueves, 17 de julio de 2008

Bajo la muralla















Abrazados bajo piedras de mil años.
Rodeados por cientos de vencejos.
El arco nos oculta.
Los truenos retumban.
Un camión atraviesa la muralla.
Lo ignoramos. Todo se esfuma.
Sólo tu cuello, sólo mis labios en tu cuello.
Sólo tu cintura, sólo mis manos en tu cintura.
Sólo tus labios.

2 comentarios:

amor y libertad dijo...

me encantan los últimos versos, la pasión hace poesía, eso me gusta

un beso

Anónimo dijo...

Yo soy el inspirador de tales versos....me gusta como escribes peke.un besito.
Tu cangrejito