Páginas

viernes, 17 de abril de 2009

Tres pasos


Primero: me lanzas tus palabras desde el teclado.
Segundo: un puñal de deseo me atraviesa.
Tercero: me paralizo cual mariposa clavada, esperándote.

2 comentarios:

Cupid dijo...

jo, tú sí que me acabas de dejar... no sé... como si me hubiera dado un pantallazo azul el cerebro

Alice dijo...

Gracias, Cupid, y bienvenido.