Páginas

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Más preguntas sin respuesta


¿Hasta qué punto somos libres de elegir lo que deseamos para nuestra vida? ¿Hasta qué punto podemos modificarla? ¿Hasta qué punto podemos controlar nuestras propias decisiones, sin ser condicionados por todo lo que hemos vivido, hemos sentido, hemos oído, hemos leído, hemos sufrido o hemos gozado? ¿Hasta qué punto nuestro consciente se puede resistir a todas las corrientes subterráneas del inconsciente que ni siquiera adivinamos que existen? ¿Cómo cambiar las cosas que nos producen dolor (las que dependen de nosotros, ya no hablo de causas ajenas) si ni siquiera sabemos qué las provocan? ¿Si no sabemos qué mirada, qué gesto, qué acción, qué palabra, qué energía sutil e invisible nuestra lo ocasiona?

2 comentarios:

Ysabel dijo...

la libertad individual es relativa, estamos totalmente condicionados por la educación recibida, por nuestro entorno... asi que haremos en cada momento, sumando todas esas variables, lo que creamos más oportuno. Otras cosa son los resultados, pero si estuvimos de acuerdo con la primera parte, seguro que lo estamos con la segunda.Besos

Alice dijo...

Totalmente relativa... y eso me agobia.

un abrazo, Ysa