Páginas

domingo, 3 de noviembre de 2013

Crema de calabaza a la "Tuso"



No suelo cocinar, así que era la primera vez que hacía una crema de calabaza [esto lo escribí hace unos 6 años, ahora ya he hecho unas cuantas cremas a la "Tuso"]. Preparé todos los ingredientes. Según la receta, deberían ser estos:

400 gr de calabaza
3 ajos
½ cebolla
1 puerro
dos chorros de nata líquida
1 zanahoria
1 tomate
1 patata
caldo de pollo
sal, pimienta negra, mantequilla y sal

Pero resultó que había comprado kilo y pico de calabaza, de esa que viene en bandejas, así que dupliqué todos los ingredientes. Después de partirlos en cuadraditos, me puse a rehogar la cebolla y el puerro, mientras mi gato Tuso observaba atentamente desde el fregadero. Yo creo que este gato fue chef o cocinero en otra vida, porque si no, no me explico su interés por los platos que preparo, con qué atención me observa. Claro que la posibilidad de que haya algo rico y comestible para él también puede ser otra motivación. El caso es que aunque sean todo verduras (como en este caso), allí que se queda mi Tuso, mirando. Yo le acaricio de vez en cuando y vuelvo a la tarea (después de haberme lavado bien las manos, claro, la higiene ante todo).

Mientras se rehoga la cebolla y el puerro, me pongo a cortar la calabaza. Pero resulta que he comprado una de esas que vienen por la mitad, pero entera, con la piel y todo, y !es muy dura! Como puedo, me las apaño para ir cortándola a cachos, con no pocos esfuerzos, mientras la cebolla ya está demasiado pochada. Por fin lo consigo, la calabaza se queda peladita y cortadita en cubos. Entonces la añado a la olla. Le echo un vistazo a la receta (que tengo en el portátil porque la encontré en internet), y leo con sorpresa que me he adelantado. ¡Ahora no tocaba la calabaza, sino la patata! Aggghhhh. Bueno, no pasa nada, sigo rehogando la calabaza con todo lo demás un buen rato. Y luego añado la patata como si nada hubiera pasado, y lo rehogo unos 10 minutos.

Vuelvo a leer la receta, y resulta que después de la patata iban la zanahoria y los ajos, pero como ya no hay remedio, lo echo ahora, con la calabaza y todo lo demás. Rehogo otros 10 minutos. La calabaza ya está más que deshecha. Cuando era el momento (según la receta), de añadir la calabaza, pongo el tomate rallado y el caldo de pollo, cubriendo un poco todo. Y lo dejo cocer unos 20 minutos.

Pasado este tiempo, vuelvo a la cocina. Tuso, visto que ya no había acción en los fogones, se había salido a la ventana, para contemplar... ¿el patio de vecinos vacío? A saber lo que ven los gatos de noche. Al entrar yo, vuelve a su observatorio junto al fregadero.
Trituro todo bien, y más que crema parece puré, así que añado un poco más de caldo de pollo. Añado dos chorros de nata líquida y vuelvo a batir. Corrijo de sal y pongo un poco de pimienta negra.



La crema ha quedado bastante espesita, pero sabe bien. Apago la luz y Tuso me sigue hasta el salón. La cena está lista.


1 comentario:

Lídia Montiel dijo...

Hola Alice, yo no soy muy de cremas, no me gustan estas texturas, ni el queso ni bechamel. Pero lo que más me ha gustado han sido las fotos de los gatitos jejejjeje
Besos.