Páginas

martes, 22 de junio de 2010

Mi primer amor


(Y sigo con la limpieza...)

Fue platónico y no correspondido. Él era el capitán del equipo de baloncesto del instituto. Yo la empollona de la clase. No cruzamos más de dos palabras (quizá tres) en los cuatro años que compartimos recinto estudiantil. Él repitió curso, yo seguí con mi brillante trayectoria académica. Ambos fuimos premiados en un festival del instituto. Él ganó la liga de baloncesto, yo el primer premio de relato breve.
Volví a verle bastantes años después. En la cola de acceso a la Expo de Sevilla. Él iba con unos amigos. Yo con mis tíos. No me atreví a decirle nada. Mi timidez superó a mi curiosidad. No dejé de mirarle hasta que desapareció tras los tornos de entrada. Sentí la misma conmoción que cuando tenía 15 años y le veía atravesar el patio desde la ventana de la clase.
Me pregunto qué haría ahora si volviera a encontrarle...



8 comentarios:

Luis dijo...

Deja que sea el quien tome la iniciativa y una vez que se dirija a ti hazle saber de tus sentimientos.
Un buen relato

Mayo dijo...

Ahhhhhhhhhh.
Me hiciste recordar a mi priemr amor platónico. Me gustaba desde que tuve 12 añitos hasta casi llegados los quince.
Era del colegio, obviamente, y también mi timidez dejó que se pasara mi adolescencia sin hacérselo saber.

Creo que si lo volvieras a ver podrías darte cuenta que es un ser humano con defectos y virtudes, que no es tan guapo como creías y que quizás no era para tanto.

Jejejee, al menos eso me pasó a mi cuando nos volvimos a encontrar después de años (El con su reciente esposa y yo esperando mi primer bebé de mi marido, compañero de escuela también)

Erato dijo...

Los amores platónicos tienen eso, que cuando hay un reencuentro el estómago se vuelve del revés de nuevo.Y eso es precioso.Tiene que ser muy interesante tener otra oportunidad y encontarse cara a cara tomando un café con música de jazz y contarse la trayectoria de cada uno.O simplemente observarse y disfrutar de la música y del momento. Es que me temo que yo soy muy peliculera, Alice. Pero imaginarlo y rememorar otros momentos tan diferentes al presente es precioso.Un besazo, guapa

Indigo dijo...

Y, a veces, hasta ocurre lo que no ocurrió en su momento... antes de que nos demos cuenta. Un abrazo.

Trini_ty dijo...

Pues mi experiencia me dice que no hay que intentar mirar atrás, por lo menos no si son amores platónicos con los que nunca se llegó a nada, porque el presente no cambia las cosas.

Estas navidades escribí un Christma por correo postal al chico del enlace que te voy a poner ahora, y después de casi 20 años, no contestó. En el Christma estaba mi teléfono y mi dirección de correo electrónico, además del postal.

La gente cambia, y si tiene una vida más o menos organizada, pasa olímpicamente de dar señales de vida, dios sabe si por dejadez o presionado por terceras personas.

http://neodespierta.blogspot.com/2008/03/mario.html

Besitos

Alice dijo...

Gracias por vuestros comentarios; el primer amor no sé qué tiene, pero siempre es especial, aunque sea no correspondido; y deja una heridilla que vuelve a doler con amores frustrados posteriores; creo que es el único que se puede vivir de forma realmente inocente y echando toda la carne en el asador...

un abrazo

Superwoman dijo...

Siento ser la menos romántica de tus escribientes, pero probablemente, reirte... el equivalente que tengo pesa 200 kilos y se ha quedado calvo... con lo majo que era de crío.
Un supersaludo

Alice dijo...

SW, no lo sientas, siempre está bien una dosis de "realismo", gracias :-)