Páginas

martes, 10 de febrero de 2009

Pozo















Avanzo veloz por la acera de mi calle.
Los coches pasan despacio a mi lado, buscando aparcamiento.
Suenan las sirenas y las bocinas.
Me quito los guantes y saco las llaves frías.
Abro mi portal como quien se mete en un pozo negro.
Fuera la luz, dentro la oscuridad.
Un olor a humedad y moho me recibe alegremente.

Mis ojos tardan en acostumbrarse a la penumbra.
Mi voz retumba en la estrecha cavidad.
Mis manos recorren las paredes para guiarme, rozando el verdín viscoso y húmedo y suave.

Mi objetivo, llegar a la cama, blanda, fría, cubierta de musgo. Tan acogedora.

Tus tentáculos me están esperando ansiosamente.



2 comentarios:

erato dijo...

Qué sugerente. Buena descripción. Un beso verdoso de musgo.

Alice dijo...

Otro para tí, erato :-)