Páginas

jueves, 5 de julio de 2012


Dicen que esta noche hay luna llena, pero no la veo. Dicen que el amor verdadero existe, pero no lo encuentro. Dicen que después de la tormenta llega la calma, pero no dejan de caer rayos.
Sólo sé que miro el cielo y veo oscuridad. Que mi corazón está vacío. Que me duelen los huesos. Que no soporto tantos deseos no satisfechos.
Sólo veo una espada que se balancea sobre mi cabeza. Dicen que es de un tal Damocles.


3 comentarios:

Lídia dijo...

Querida Alice, busca la luz.....
porqué aunque te cueste creerlo, existe. La luz de la mañana, el maullido de tus gatitos, una prenda de ganchillo recién terminada, una taza de café mirando la ventana....

Juan Carlos dijo...

Tus renglones son una expresión muy clara de lo que se puede sentir en esos instantes de desazón como aquel que cansado de intentar tiene la certeza de que sin importar cuanto se esfuerce todo le saldrá mal. Y tu mérito está en hacernos reconocer ese estado de negatividad (que puede sumir a cualquiera), aunque no necesariamente se trate de tu real estado emocional sino de tu creación literaria.
¡Saludos!

Alice dijo...

Gracias, mi querida Lidia, por tus palabras.
Juan Carlos, me temo que mis palabras no son ficción literaria.

Abrazos para los dos