Páginas

lunes, 13 de septiembre de 2010


Y en la negra noche, entre sábanas arrugadas y frías, con los ojos abiertos como platos y las carnes estremecidas y crujir de dientes y huesos, intento conjurar demonios y ángeles caídos. Con todos mis sentidos luchando por olvidarte, por arrancarte con fórceps de mis entrañas, por disolverte con ácido sulfúrico. Todo inútil. El tiempo sideral no pasa por tu recuerdo.

2 comentarios:

Trinity dijo...

Qué complicado es borrar a ciertas personas de la mente, del alma, del corazón, de las entrañas...Creo que en la medida que tengamos memoria, es imposible, pero sí se puede intentar lo que siempre digo, que al evocar, el recuerdo sea lo menos doloroso posible, pues mejor.

Cada día escribes mejor, pequeño petirrojo, en pocas líneas, con estilo poético y preciso, trasmites claramente lo que quieres decir.

Besitos

Alice dijo...

Muy complicado, sobre todo cuando están grabadas a fuego.
Muchas gracias, Trinity, por tus palabras, eres un cielo.

muchos besos