Páginas

domingo, 18 de julio de 2010

Preguntas


Acabo de ver Memorias de Africa por enésima vez. Y por enésima vez me he emocionado. Y además me han surgido varias preguntas que no sé si tienen respuesta.

¿Una vida vivida sin intensidad merece la pena ser vivida?
¿Una vida en la que no se haya sentido, al menos una vez, lo que es amar y ser amado intensamente, auténticamente, tiene sentido?
¿Todos los grandes amores deben acabar pronto para seguir siendo grandes?
¿Es posible tener una relación amorosa con total libertad por ambas partes sin que ninguna de ellas exija nada al otro?¿Podrían ser felices los dos?

Denys me había dado una brújula "para seguir el rumbo" dijo, pero más tarde comprendí que navegábamos con rumbos distintos. Quizás él sabía, aunque yo no, que la tierra fue creada redonda para que no podamos ver el final del camino.








4 comentarios:

Indigo dijo...

A mí también me gusta esta película. Y me sigue emocionando todo pero lo que más los ojos del niño cocinero y los del "ayudante" que se queda en tierra, cuando ella vuelve a la suya. Un abrazo, Alice

Erato dijo...

Pues yo también habré visto esta película cienes y cienes de veces.A parte de que su banda sonora me fascina, mucho me temo que hay pocas respuestas a esas preguntas.Tal vez no tengan respuesta o lo mejor, vivir las cosas sin elaborar tantas respuestas como nos gustaría obtener a veces.Sin más. Pero...eso es complicado.Abrazo, Alice

Arancha C. dijo...

Los grandes amores siempre terminan demasiado temprano, no importa las horas, los días, los meses, los años, las vidas que hayan durado.

¡Me encanta Memorias de África! Nada tiene desperdicio en esa película.

Alice dijo...

Indigo, yo descubro algo nuevo cada vez que la veo.
Erato, puede que tengas razón, pensar tanto solo sirve a veces para producirse dolor de cabeza.
Arancha, dicen que lo bueno, si breve...

un abrazo a todas